Smart Alba, un proyecto de ciudad inteligente desde dentro

Smart Alba, un proyecto de ciudad inteligente desde dentro

abril 25, 2018

Con la reciente puesta en marcha de la capacitación de la iniciativa Alba Smart 2020, se pone en marcha uno de los componentes que dotan al proyecto de una personalidad y características distintas de otros similares.

La iniciativa Alba Smart 2020, presentada de forma colaborativa por los municipios de Almendralejo y Badajoz, forma parte de la I Convocatoria de Ciudades Inteligentes lanzada por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, a través de la entidad Red.es. No olvidemos del aspecto colaborativo, ya que más adelante dará mucho sentido a este artículo.

Si analizamos brevemente la motivación de la iniciativa y sus componentes, la conclusión es que, progresivamente, la tecnología se ha ido enfocando hacia lo que es capaz de ofrecer y ha dejado de lado la obsesión de “la tecnología por la tecnología”, evolucionando y volviéndose compleja sin (a veces) tener un rumbo definido como pasaba en la década de los ’80 y ’90, donde la carrera tecnológica y la armamentística se parecían mucho. El concepto de ciudad inteligente se complace de ser un ejemplo de la aplicabilidad de la tecnología, transformando el medio urbano en sentido amplio (medio ambiente, transporte economía, gobernabilidad).

Actualmente, los componentes de Alba Smart están en fase de desarrollo e implantación, poniendo el énfasis ambos municipios en la modernización de sus servicios públicos y girando en torno a la colaboración para conectar de forma permanente sus plataformas de ciudad, que es una de las metas del proyecto. Estas plataformas estarán comunicadas de forma continua y se apoyarán mutuamente. Este concepto se basa en coordinar y articular los componentes del proyecto sobre una plataforma de ciudad. Una parte vital de estas plataformas, aparte de la conectividad entre ellas, hacia dentro y hacia fuera, es su capa de visualización. Ésta capa gestionará un compendio de herramientas visuales para el análisis de la información procedente de la ciudad (mediante sensores, encuestas, auditorías, etc.) con el fin de dar mayor eficiencia a los recursos urbanos y su gestión gracias a técnicas Big Data.

Esa información procedente del “sistema nervioso de la ciudad” tiene como uno de sus elementos básicos la sensorización, de la que ya se habló en un post reciente del blog de un modo generalista. La información que recogen estos sensores contribuye a la visión integral de la ciudad que pretende dar la plataforma de ciudad y, desde este mismo modo, contribuir a una eficiente toma de decisiones. La gama de sensores que contempla esta iniciativa se centra en la afluencia de visitantes, aparcamientos y gestión de la flota municipal de vehículos.

Otra fuente de información, no tan cuantitativa como la que ofrecen los sensores, pero sí más cualitativa y de mayor valor añadido es la aportada por la ciudadanía y turistas, (dado que ellos son el objetivo final de la iniciativa y, de forma más global, de las ciudades inteligentes) que será aportada directamente por los habitantes por diversos medios como encuestas on-line, apps municipales o portales web.

En lo que respecta a la información hay que señalar que lo que pretende la iniciativa es, no solamente un acopio de información per se, sino establecer un dialogo, un intercambio con la ciudad y sus habitantes mediante información abierta ofrecida por herramientas de carácter público para conocer no solamente el estado de los parkings o el transporte público, sino para conocer información relativa a la gestión municipal. Esto se materializa en los componentes relativos a la transparencia y los datos abiertos. Su consecuencia es la creación de un círculo virtuoso donde, independiente desde donde se empiece a contar, la información que recibe la plataforma desde los sensores o la ciudadanía revierta en la ciudadanía para que ésta (de nuevo) retroalimente la plataforma y todo el sistema de decisión y gestión municipal… El flujo no se para, mejora y crece de forma continua.

En ese afán del proyecto Alba Smart de ser integral e integrador, cabe decir que no es lógico un cambio de herramientas si no contempla un cambio en la mentalidad, por eso cuenta también con un componente para capacitar al personal municipal, que gestionará este camino hacia las ciudades inteligentes, y a la ciudadanía y las empresas para sacar partido a este nuevo cambio modelo urbano y a todas las oportunidades que se generarán en un futuro muy cercano.

Enlaces de interés:

https://aunclicdelastic.blogthinkbig.com/smart-alba-un-proyecto-de-ciudad-inteligente-desde-dentro/

http://albasmart.es/estrategia/beneficios/

Compartir en Redes Sociales

Artículos relacionados

Comenta el post

Your email address will not be published. Required fields are marked *